Suplemento Nosotras


LOS PADRES RESPONDEN A UNA CULTURA ESTRUCTURAL Y AL MEDICO

Las personas “intersex”

La intersexualidad son cuerpos que no responden a los prototipos establecidos, masculino y femenino; presentan una variación. Mauro Cabral, activista por los derechos de las personas “trans” e “intersex”, dice que las personas no deberían ser operadas cuando son niños, sin poder consentir esa cirugía, ya que los que toman esa decisión son los padres y el médico. “La intersexualidad no debería ser algo que se oculte, pero también debería existir la posibilidad de que la gente pueda visibilizar una historia ‘intersex’ sin ser sometida al rechazo, al desprecio o a la discriminación. Hay que abrir espacios para visibilizar”.

–¿Qué significa la intersexualidad?
–Intersexualidad es una palabra que nombra cuerpos distintos entre sí; sobre todo sirve para nombrar cuerpos y lo que caracteriza a esos cuerpos. Es que son diferentes tantos del cuerpo promedio masculino como de los cuerpos promedio femenino, porque el clítoris es más largo que la medida habitual del clítoris en las mujeres o porque el pene es más corto, porque se trata de un cuerpo femenino que no tiene vagina o de un cuerpo masculino que tiene la abertura del pene desplazado en la punta del pene. Como sea, la intersexualidad lo que nombra son cuerpos que encarnan variaciones a nivel cromosómicos, a nivel gonadal y a nivel genital.
–¿Cómo lo ven, normal o anormal?
–No, eso es porque los cuerpos humanos son diversos; no hay cuerpos más normales que otros, solamente hay cuerpos promedios; los “cuerpos intersex” son cuerpos que salen del promedio.
–¿Cual es la diferencia entre “trans” e “intersex”?
–Una persona “trans” es una persona que se identifica a sí misma en un sexo distinto al que se le dio al nacer; por ejemplo, alguien a quien es una mujer desde que nació y se identifica a sí misma como un hombre, es una “persona trans”, que puede sentirse a gusto o no con su cuerpo, que puede modificar o no su cuerpo, que puede querer o no cambiar su documento de identidad. Una “persona intersex” es una persona que nace con un cuerpo que va a variar con respecto al promedio, es decir, que una mujer puede haber nacido, por ejemplo, con un clítoris que media 3 centímetros e identificarse como una mujer, y ser una “mujer intersex” o identificarse como un hombre y ser un “hombre intersex”.
–¿La intersexualidad es lo mismo que hermafrodita?
–El hermafroditismo es una variedad de intersexualidad. Para la medicina, una persona hermafrodita es una persona que tiene tejido gonadal, ovárico y testicular, es decir, alguien que nace con ovarios y un testículo, o alguien que nace con gónadas mixtas o una mezcla de testículos y ovarios; esa es una persona hermafrodita. Pero no hay personas hermafroditas en el sentido de tener dos sexos, pene y vagina, porque no nacen personas así.
–¿Se ven muchas discriminaciones?
–El problema fundamental con la intersexualidad no es la discriminación, sino el manejo médico de la intersexualidad. Las personas “intersex”, cuando nacen, son sometidas a cirugías destinadas a corregir el modo en que se ven sus genitales. Si nace alguien con un clítoris que parece demasiado largo y se corte, si nace alguien con un pene que parece demasiado corto y esa persona sea transformada para que parezca una mujer. Ese tipo de intervenciones es el problema fundamental que afrontan las personas “intersex”.
De la normalización quirúrgica del cuerpo, pero vestido, nadie se da cuenta si una persona es “intersex”; se interioriza fundamentalmente a nivel de los genitales.
–Bolivia, Chile y Paraguay son los países en donde se ven más discriminación sobre la diversidad sexual.
–Pero la intersexualidad no tiene que ver con la diversidad sexual entendida como la diversidad de orientaciones sexuales. Una persona “intersex” puede ser una persona heterosexual, ser una madre heterosexual, puede estar casada, con hijos y ser una persona “intersex”. La intersexualidad no forma parte por lo general de la diversidad sexual.
–¿En la película XXY, qué era la protagonista?
–Esa chica es una persona que está en una película (sonríe), pero la historia esta construida como una historia “intersex”. Lo que plantea esa película es que justamente produce esa impresión en el espectador, que tiene los dos genitales, lo que tiene es una vagina y además un clítoris que es tan largo que puede ser tomado como un pene, pero no tiene pene y vagina. Y lo que hacen sus padres es esperar que ella crezca para que decida su sexualidad.
–¿Y eso es parte de la lucha de ustedes, dejar que los hijos tomen sus propias decisiones?
–Claro, es parte de la lucha el que las personas puedan tomar la decisión de qué hacer respecto a su cuerpo, por sí mismas, con conocimiento suficiente como para saber cuáles son los riesgos, y cuáles son las ventajas que tendría, acceder a una intervención quirúrgica.
–¿Qué le pareció la película XXY?
–A mí me gustó mucho; surgió de un cuento de Sergio Bizzio, esposo de la directora; él escribió y ella lo adoptó e hizo un guión cinematográfico.
–¿Está bien mantenerlo en secreto?
–A la gente le da mucha vergüenza tener un hijo o una hija a quien consideran imperfectos; les da la impresión de que esa variación de los genitales se conjuga con imperfección, y las familias tratan de ocultarlo por todos los medios posibles.
–¿Los intersexuales son sometidos a una cirugía y se los mantienen ocultos?
–Pero lo que se oculta muchas veces es la ocurrencia de una cirugía. Se oculta incluso a la persona que es sometida a la cirugía; hay muchas personas “intersex” que se enteran de que sus genitales han sido intervenidos ya cuando son grandes, o que nunca se enteraron.
–¿Cómo se siente una persona “intersex”?
–No más que el resto de la gente, depende del mundo en que vivan, de la gente de la que está rodeada, las cosas que le tocan vivir, la gente que se entera en la adultez que ha sido intervenida. Hay mujeres que se enteran de que han sido intervenidas porque comienzan a hacer una consulta a un ginecólogo, porque no tienen sensibilidad genital y no sienten nada y logran reconstruir toda una historia y se enteran de que cuando eran chiquitas le cortaron quirúrgicamente. Eso sí produce mucha bronca, mucha frustración y mucho enojo, pero no por haber nacido con un cuerpo distinto, sino por el trato que ese cuerpo recibió al nacer y a veces por parte de la misma familia.
–¿Es un problema cultural? Pero son los padres quienes toman la decisión...
–Sí, pero los padres no viven en el vacío, viven en la misma cultura en la que vivimos vos y yo, y toman las decisiones siguiendo la estructura, porque los padres respetan la autoridad del médico, ven una cultura donde el médico es el que traza la línea entre lo que está sano y lo que está enfermo, y es muy difícil para las personas que puedan discutir eso, y cuáles son las consecuencias de trazar esa línea.

Mauro Cabral es uno de los expertos del mundo que colaboraron en la elaboración los “Principios de Yogyakarta sobre la aplicación del Derecho Internacional Humanitario en relación con la orientación sexual y la identidad de género”.



Cinthia López
clopez@abc.com.py

    © Reservados todos los derechos de Propiedad Intelectual.